Seguro que sabes de los beneficios de la fibra en la nutrición pero, ¿realmente sabes por qué debes incluirla en tu alimentación?. La fibra es un alimento indispensable para el desgaste físico.

La fibra soluble retarda el vaciamiento gástrico (con lo que la sensación de saciedad dura más), aumenta el volumen fecal, reduce la absorción del intestino delgado y disminuye la concentración de glucosa en sangre después de una comida (beneficioso para el control de peso en diabéticos).

Asimismo, la fibra soluble reduce el colesterol LDL, alimentos como la avena o las legumbres ayudan notablemente a bajar el nivel de colesterol malo y a elevar el bueno (HDL).

El consumo recomendado de fibra es de 10 gramos-1000 Kcal. Bien conocidos por su bajo aporte calórico, los alimentos fibrosos, como el apio, las legumbres de hojaverde, las hortalizas, las manzanas, poseen también otras importantes ventajas para el control del peso. Requieren mayor tiempo para masticarlos adecuadamente y son evacuados del estómago más lentamente, lo que contribuye a controlar la sensación del hambre.